Top
  >  Arte y Cultura   >  Hoteles inolvidables. La loca historia del hotel Negresco de Niza

El mítico hotel situado en el glamuroso Paseo de Los Ingleses de Niza se llama así en honor al rumano Henri Negresco, que en 1.912, siendo director del Casino de Niza, tuvo la idea de construir un lujoso hotel que atrajera a la Costa Azul francesa los clientes más ricos y exigentes.

Con el paso de los años, el hotel conoció tiempos de esplendor, pero también de declive, hasta que en 1.957 fue vendido a la familia Augier. Madame Jeanne Augier renovó el hotel con lujosas decoraciones y muebles, incluida una excepcional colección de arte y eclécticas y coloristas habitaciones que incluían colchas de visón.

El Negresco no solo es conocido por su arquitectura de estilo Belle Epoque con su cúpula rosa cuyo diseño se disputan  Gustave Eiffel y Jean-Edouard Niermans, autor de otro gran icono arquitectónico de la Belle Époque, el Hotel du Palais de Biarritz, cúpula que cuenta la leyenda tomó los pechos de La Bella Otero como fuente de inspiración. También es famoso el hotel por su lámpara de araña, hecha de 16.800 piezas de cristal de Baccarat y que fue un encargo del Zar Nicolas II para su palacio. Pero sobre todo El Negresco es famoso por ser un hotel museo que alberga más de 6.000 obras de arte de  Niki de Saint Phalle, Victor Vasarely o Salvador Dalí entre otros muchos artistas , y por haber alojado a un sinnúmero de personalidades y famosos que a lo largo de más de cien años han protagonizado divertidas anécdotas.

Fue en su elegante bar Le Relais, de estilo inglés, donde Richard Burton, una noche,  tras unos cuantos cócteles, olvidó el collar de esmeraldas que iba a regalarle a  Elizabeth Taylor y también donde Salvador Dalí se paseaba con sus guepardos antes de cenar en el restaurante Chantecler, que todavía es a día de hoy el único restaurante de Niza con dos estrellas Michelin. En una ocasión Madame Augier elogió el amor que Dali sentía por los animales, pero el excéntrico artista le contesto  «no lo hago porque me gusten sino porque me dan publicidad».

 

Tanto le gustaba el Negresco a Montserrat Caballé que llegó a alojarse durante más de 500 noches, hoy su suite preferida ostenta el honor de llevar el nombre de la diva.

El Negresco, tal vez por tener un alma bohemia ha sido refugio de grandes artistas y músicos como Michael Jackson que ensayaba en una pista de baile que se hizo instalar en su habitación; Charles Aznavour que todos los años celebraba su cumpleaños en el hotel o Paul McCartney que durante su estancia en Niza perdió su pasaporte lo que le obligó a prolongar su estancia que aprovecho para componer la exitosa canción The Fool on the Hill.

Bill Gates, quiso hacerse con la propiedad del Negresco y envió a Madame Augier  un cheque en blanco que decía: «Indique la cantidad que desea recibir», la oferta fue amablemente rechazada con una nota que decía, “Lo siento Mr. Gates, hay recuerdos que valen mucho, y usted no es lo suficientemente rico”

En enero de 2019 Madame Augier, murió a los 95 años, una mujer admirable que desde 1957 marco las directrices de este emblemático hotel, su último hito fue crear una fundación cuya misión, entre otras, consiste en garantizar la independencia del hotel durante un periodo de 99 años, a partir de su deceso, de esta manera, magnates caprichosos y las grandes cadenas hoteleras deberán esperar más de un siglo para izar sus banderas en este emblema de la hotelería

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Guía gratuita

¡Los mejores consejos desde mi experiencia en viajes!

Indica tu email y descarga gratis mi ebook con los “100  útiles consejos que harán que tu viaje sea perfecto”

Descargar guía
Aviso legal