BLOG

14 Ago 2013

Darling harbour, dos planes y dos restaurantes para pasar el día en la zona más popular de Sídney,

tiburion

De todo lo que aguarda en Sidney para que caigamos rendidamente enamorados de ella -y para que le perdonemos también, además, la extenuante experiencia de veintiocho horas volando para llegar-, hay un lugar que, si bien es de los más populares del país entre los propios australianos, no lo es tanto para los viajeros (y comprensible), que generalmente no solemos pasar en la ciudad más de un par de días a la llegada y otros tantos a la vuelta, y entre medias explorar esa maravilla que es Australia.

Y no lo es porque el reclamo lo es sobre todo para los habitantes de la ciudad. ¿Quién quiere emplear un día en Sidney en Darling Harbour entre restaurantes, centros comerciales y miles de cruceristas desembarcando en su escala australiana? Pues cualquiera a quién fascine la fauna marina.

 

De toda la colección de estímulos consumistas, culturales o simplemente vitales que hay en Darling Harbour, sobresale el Acuario de Sídney: una de las atracciones (perdón por la expresión) más populares del país. Confieso que yo tengo cierta -bueno, mucha- debilidad por los tiburones y aquí -como en toda la costa oriental australiana, claro que los hay, y tan espectaculares como las cifras que nos dicen que hay más de doce mil animales de más de seiscientas cincuenta especies que viven : tiburones, ya está dicho -y una de las mayores colecciones del mundo-, pero también tortugas, pingüinos o manta rayas gigantes, por poner solo unos ejemplos. Todos ellos repartidos en setenta exhibiciones a lo largo de catorce ecosistemas recreados -entre ellos, claro, el de la Gran Barrera de Coral, pero también se recrean manglares, un naufragio o los dos más populares, el Shark Walk -el paseo de los tiburones- y el Shark Valley -valle de los tiburones-, un túnel imponente donde los escualos están al otro lado del cristal -demasiado cerca para más de uno.

 

Para que la visita al Darling Harbour sea todavía más provechosa, comparto con todos que apenas a un “golpe de remo” -al otro lado del puerto- aún se puede disfrutar de la exposición Remembering Titanic: 100 years, en el Museo Marítimo Nacional. Una completísima exposición para recordar con todo detalle esa épica tragedia y que está organizada con la calidad con que se hacen estas cosas en los países anglosajones -multitud de objetos rescatados del pecio, maquetas, claridad expositiva y calidad docente, vestuario de la película Titanic de James Cameron- y en la que las protagonistas son las vidas de algunos de los supervivientes. En resumen: una manera muy recomendable de terminar vuestro día en el Darling Harbor. ¿Para reponer fuerzas? No será fácil la elección, habida cuenta de las docenas de restaurantes de todo tipo. Desde un Hard Rock Café hasta restaurantes indios tan destacables como el Zaafran, hay para todos los paladares.

By www.tugranviaje.com

kikokdgmail-com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR